miércoles, 23 de abril de 2014

The Band - 1970 - Stage Fright

Después de dos clases magistrales tituladas Music From Big Pink y The Band, la tarea de mantener el nivel se antojaba muy complicada e inverosímil. Pero con los canadienses, con permiso de Levon Helm y su Arkansas natal, nada es imposible y consiguieron facturar otro gran álbum en 1970 aunque menos depurado que sus mastodónticas obras previas para cerrar la tripleta clásica de la banda. Ahora que conocían la fama con todos sus agravantes de primera mano, Stage Fright resume perfectamente la situación que atravesaban los miembros de The Band tras su fulgurante ascenso mediático.

El principio del cambio!!!


Con dos afamados elepés bajo el brazo y después de estar recluidos en Woodstock durante un tiempo, por fin harían su presentación oficial de la mano de Bill Graham y saldrían a la carretera pasando de actuar en pequeños clubes para hacerlo ante grandes multitudes. Pero puede que la inactividad en el escenario o hacerlo delante de tanta gente pesara demasiado a la banda. Así en su puesta de largo en el Winterland Ballroom de San Francisco los nervios jugaron una mala pasada a Robbie Robertson obligando a suspender el concierto en su primera actuación como The Band. Una vez superados los problemillas iniciales la banda volvería un par de días después al Winterland cosechando mejores resultados. Pasarían por el Fillmore East así como varios festivales entre ellos el Toronto Pop Festival, Woodstock o la Isla de Wight junto a Bob Dylan.
Pero como a tantas otras bandas el éxito y la fama hizo aparecer los primeros demonios en el seno de un grupo donde la fraternidad y cordialidad estaban tan presentes apareciendo las primeras grietas.
La camaradería reinante se había disipado debido por igual a las mieles del éxito y lo que eso supuso como la aparición de drogas por todos lados y los egos enfrentados por los créditos del anterior álbum (que recaían casi en totalidad a Robbie Robertson) deteriorándose gradualmente las relaciones personales de sus miembros.



Mientras la banda intentaba asimilar su nuevo estatus de estrellas del rock comenzarían las tareas de composición para la grabación de una continuación a su Brown Album. La primera intención de la banda fue la de hacer un álbum más sencillo y directo, más divertido e improvisado y grabarlo en directo alejándose de las tediosas sesiones de estudio. La idea original era grabar el Lp en directo en un pequeño teatro de la ciudad llamado Woodstock Playhouse ante un pequeño séquito de seguidores. Pero debido a la avalancha de peticiones las autoridades prohibieron el acto temiendo algo similar al reciente festival de Woodstock. Finalmente la banda grabó durante apenas dos semanas en el teatro municipal del pueblo, pero a modo de estudio, sin público. Para ello utilizaron el equipo que Capitol había trasportado en camión desde NY.

The Band en el Woodstock Playhouse
Para Stage Fright la banda optó por aliviar los aspectos técnicos de la grabación dotando de sencillez la grabación además de asumir por primera vez las tareas de producción ellos mismos con Robertson al frente. Por ello, en parte, prescindirían de John Simon (aunque tocaría el saxo en 'The W.S. Walcott Medicine Show') y contratarían a Todd Rundgren como ingeniero de sonido que era menos minucioso y trabajaba más rápido marcando una nueva dirección musical en la banda. Pero no todos estaban de acuerdo con los métodos de Rundgren e incluso Helm lo persiguió por el Playhouse para patearle el culo, según la leyenda urbana.
La intención de Robbie de hacer un álbum de rock sencillo poco a poco se vio truncada debido a los cambios acontecidos tanto individual como colectivamente desencadenando en temas con un carácter más personal y reflexivo. Tildado incluso de oscuro, Helm afirmaría años más tarde que "Stage Fright fue cuando todos cambiamos" y Robbie se refiere a él como "El inicio de la época oscura".
Otro de los hechos más destacados del álbum es el hecho de que Richard Manuel aportaría sus últimas composiciones. Manuel dejó de escribir por ese tiempo y todo pese al incondicional apoyo e insistencia de Robbie quien pasaría a sostener todo el peso compositivo. Y aunque no aparcó del todo su faceta de narrador de historias a modo de retratos de la América perdida, para Stage Fright la situación interna dio paso a un compositor que ahondaba en terrenos más personales como en 'All La Glory' tema sobre el nacimiento de su primera hija.



Stage Fright fue publicado en agosto de 1970 nuevamente con Capitol Records y consta de 10 temas con una menor variedad instrumental que sus anteriores elepés. Levon Helm que fue el más molesto por el trato a la banda en lo referente a la adjudicación de créditos del álbum marrón, colabora con la divertida 'Strawberry Wine' a la que puso letra con la colaboración de Robertson y que abre la cara A de Stage Fright. La balada de Richard Manuel 'Sleeping' y su oda a la pereza da paso a la canción escogida como single 'Time To Kill' y primer gran tema del álbum. La vida sencilla sin coches ni caviar que cantan parece que no fue tal pues fueron unos apasionados de los coches y habituales fueron también sus accidentes. Segunda y última colaboración Manuel/Robertson en 'Just Another Whistle Stop' de cambiantes ritmos donde los siempre maravillosos falsetes de Manuel imprimen gran personalidad a uno de los grandes temas del Lp. Completa la primera parte la intimista 'All La Glory' con un delicado tratamiento musical aderezado por el genial solo de órgano de Hudson.



Y aunque en la cara A encontramos buenas canciones es en la cara B donde residen los mejores momentos del disco. Para un servidor 'The Shape I'm In' siempre ha sido una de mis favoritas. Un tema muy rockero que según Helm trata sobre la desesperación. Hay quien apunta que la letra va dirigida hacia los perjudiciales hábitos de vida de Manuel y quien se refiere a ella como un tema reflexivo sobre el hombre preocupado en una vertiente más genérica. Lo bueno de la interpretación. Sea como fuere lo cierto es que Hudson vuelve a lucirse en una canción clásica en su repertorio. A continuación y en la senda de sus anteriores discos encontramos la estupenda 'The W.S. Walcott Medicine Show' destacando la armonía grupal tanto vocal como instrumental. La canción relata los famosos espectáculos itinerantes de venta de remedios caseros milagrosos tan típicos del sur de América visto en películas y hasta en los Simpsons (Tónico Revitalizante Simpson & Son) tan en boga hasta la década de los '50. Tema marchoso y alegre que incluye el primer solo de saxofón de Hudson. En la búsqueda de la América perdida llega la historia de un desgraciado pueblerino que vende su alma al diablo por fama y riqueza 'Daniel And The Sacred Harp' donde Levon asume el papel de narrador y Manuel el del protagonista al tiempo que se intercambian instrumentos. Estos juegos de misteriosos personajes aderezados por la banda y sus voces siempre me han fascinado... Turno para que Danko ponga voz a 'Stage Fright', tema autobiográfico que refleja el repentino miedo escénico sufrido por la banda después de años sin tocar en directo. Fue sobretodo Robertson quien sufrió mayor ansiedad e incluso se habla de un misterioso hipnotizador que hizo que se recuperase. Sería otra de las fijas en sus directos. Y cierra el plástico 'The Rumor' citada en ocasiones como uno de los mejores temas del Lp y cuya letra cita los habituales chismorreos de los pueblos.


Las mezclas del álbum fueron encargadas a dos ingenieros distintos. Por un lado al por entonces afamado Glyn Johns al que Helm había conocido en el festival de Isle Of Wight y que recientemente había trabajado para The Rolling Stones y Led Zeppelin, y por otro a Todd Rundgren apuesta personal de Robbie Robertson. Las primeras mezclas de Johns no gustaron y se le encargó un segundo mix del cual se incluyeron tres temas mezclados en el London Islands Studios: 'The Shape I'm In', 'All La Glory' y 'The Rumor' mientras el resto fueron las también las segundas de Todd hechas en el The Hit Factory de NY. Con todo este baile de remixes a día de hoy podemos encontrar el álbum con las primeras mezclas que Johns hizo en los Trident Studios de Londres en la versión de Capitol de 1990 y las de Rundgren en alguna otra remasterización.

Una vez confesado su miedo escénico se  lanzaron a la carretera entre septiembre y diciembre de 1970 para consolidarse como una de los grandes bandas. Entretanto Stage Fright se convirtió en el mayor éxito comercial de The Band en cuanto a ventas si bien entre la crítica hubo opiniones discordantes siendo quizás la más recordada la realizada por Albert Goldman para The New York Times refiriéndose a la banda como The Bland. Desde mi humilde opinión Stage Fright es el último gran disco de estudio de la banda. Posteriores grabaciones no alcanzarían el nivel aún siendo alto pero es que estaba muy complicado además del progresivo deterioro del grupo. Pero con todo Cahoots (1971) y sobretodo Northern Lights - Southern Cross (1975) aun me parecen grandes obras de mi banda, y terminarán pasándose por aquí.


 

 The Band:

Richard Manuel - Vocals, Piano, Drums, Organ & Clavinette
Jaime Robbie Robertson - Guitar & Autoharp 
Rick Danko - Vocals, Bass & Violin
Levon Helm - Vocals, Drums, Guitar & Percussion
Garth Hudson - Organ, Piano, Accordion & Saxophone



Track List: 

Side 1

1 - Strawberry Wine (Helm/Robertson)
2 - Sleeping (Manuel/Robertson)
3 - Time To Kill (Robertson)
4 - Just Another Whistle Stop (Manuel/Robertson)
5 - All La Glory (Robertson)

Side 2

1 - The Shape I'm In (Robertson)
2 - The W.S. Walcott Medicine Show (Robertson)
3 - Daniel And The Sacred Harp (Robertson)
4 - Stage Fright (Robertson)
5 - The Rumor (Robertson)

2 comentarios:

21st Century Schizoid Man dijo...

La verdad es que The Band me parecen geniales, y cuando tocaban con Bob Dylan, ni te cuento. Excelente entrada.

David Lynott dijo...

Gracias man! Pues si la verdad es que tanto en solitario como con Dylan son geniales. Aunque con la admiración que les profeso no sea demasiado convincente....

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...